Saltar al contenido

Rezos

mayo 15, 2022

Rosario para difunto

El novenario para un difunto consiste en rezar el Santo Rosario durante nueve días, por el eterno descanso de un difunto; es una de las formas más completas y eficaces de pedir por el eterno descanso de un ser querido.

El novenario generalmente se inicia al día siguiente de la cristiana sepultura o cremación del difunto, y es celebrado por los familiares y amigos.

La Iglesia prefiere que el novenario sea seguido por la Santa Misa, por lo que generalmente los familiares y amigos se reúnen en una Iglesia para rezar antes de la misa del día.

Rezos Rosario para Difunto video Aquí

¿Cómo se reza el Rosario?

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Dios mío, ven en mi auxilio.
Señor, date prisa en socorrerme.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

  • Se enuncia en cada decena el “misterio”, por ejemplo, en el primer misterio: “La Encarnación del Hijo de Dios”.
  • Después de una breve pausa de reflexión, se rezan: un Padre nuestro, diez Avemarías y un Gloria.
  • A cada decena del “rosario” se puede añadir una invocación.
  • A la final del Rosario se recita la Letanía Lauretana, u otras oraciones marianas.

El Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén

Ave María

Dios te Salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

Gloria al Padre

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Letanías de la Virgen

Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve.

A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

Misterios Gozosos

Misterios Gozosos del Lunes y sábados

  1. La Anunciación del Ángel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo de Dios.
  2. La visita de María Santísima a su prima Isabel.
  3. El nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo en el portal de Belén.
  4. La purificación de María Santísima y la presentación de Su Hijo en el Templo de Jerusalén.
  5. María y José encuentran a Jesús en el Templo, después de tres días.

Misterios Dolorosos del Martes y viernes

  1. La oración y agonía de Jesús en el huerto de Getsemaní.
  2. La flagelación de Jesús.
  3. La coronación de espinas de Nuestro Señor.
  4. El camino hacia el Calvario, llevando Jesús la Cruz a cuestas, por nuestros pecados.
  5. La crucifixión y muerte de nuestro Señor.

Misterios Gloriosos del Miércoles y domingos

  1. La triunfante Resurrección de Jesús.
  2. La admirable Ascensión de Jesús al cielo.
  3. La venida del Espíritu Santo sobre María Santísima y los Apóstoles.
  4. La Asunción de María al cielo en cuerpo y alma.
  5. La Coronación de María Santísima como Reina y Señora del universo.

Misterios Luminosos del  Jueves

  1. El Bautismo de Jesús en el Jordán.
  2. Las bodas de Caná
  3. El anuncio del Reino de Dios
  4. La Transfiguración
  5. La Institución de la Eucaristía